ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

RESTAURANTE YUE LAI

Ronda Sant Pere , 45 · Barcelona

NICE PEOPLE BREAD AND BURGER: la burger que ganó la partida. [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Hace algunos años, concretamente en enero de 2012, me encargaron que escribiera para la revista Cuina un artículo sobre las nuevas hamburgueserías gourmet. Me encantó el tema:  intentar averiguar el origen del bocata más famoso del mundo, el salto de la carne picada a la cadena de engranaje alimentario más lucrativa del planeta, cómo se las ingeniarían las nuevas hamburgueserías para convencernos de que ya no me estaba  comiendo el símbolo por excelencia del fast food, sino un plato para nuevos gourmets, etc, etc.  Pero sobre todo, ¿qué cambios sociales en torno a la alimentación se estaban produciendo para que fuera posible limpiar la mala imagen de una hamburguesa hasta convertirla en una maravilla culinaria en manos de grandes chefs? Aunque para responder preguntas como estas están los sociólogos de la alimentación y gentes como Marvin Harris ( Bueno para Comer. Alianza Editorial), creo que siempre está bien preguntarse el porqué de los cambios que uno percibe a sus alrededor y, sobre todo, cuando están relacionadas con algo tan básico como la comida. Lo que escogemos para comer se rige por leyes mucho más prosaicas que las que nos vende el márqueting gastronómico.


Obviamente, en enero de 2012 estábamos en pleno apogeo de una crisis económica que obligaba a replanteamientos muy serios, sobre todo en el mundo de la alta-media cocina, en el que los negocios fracasaban estrepitososamente. De modo que una de las razones de la vuelta a “los orígenes” de esta redonda receta estaba, simplemente, en una cuestión económica. Los costes de  una hamburguesa son bajos para el empresario y  para el cliente, la fórmula matemàtica era perfecta y  !todos contentos!: podíamos seguir saliendo a comer fuera pero sin destrozar el presupuesto mensual, ni volver caer  en las fauces de Ronald Mac Donald, ahora que ya todos teníamos nuestro flamante carnet de sibaritas.
Por otra parte, aquello de, si no puedes con tu enemigo, únete a él, había resultado una feliz idea en el caso de que  la gente de Slow Food se lo hubiera planteado así. Bastó un buen tótum revolutum, que todo cuanto se metiera entre pan y pan fuera orgánico y de Km0 para que, lo que antes era la personificación del mal alimentario, ahora se conviertiera en  materia de  exitosos y nuevos recetarios: las 100 mejores hamburguesas gourmet de mano del chef....


La gran pregunta era si aquella tendencia, moda, o lo que fuera había venido para quedarse o sería tan  pasajera como el fondant de colores. Pues bien, tres años después, se puede decir que el término gourmet aplicado a un bocadillo de carne  no sólo se queda, si no que se ha afianzado y  extendido a otros tipos de bocadillos ( butifarras, pepitos, salchichas varias), es cada día mayor el número de hamburgueserías donde se cuida al máximo el tipo de pan, de carne,  la calidad de todos los ingredientes, además de gozar de buena imaginación para sorprendernos con combinaciones más sabrosas y creativas. Incluso, a rebufo de todo ello, se pica y se mezcla con alegría  y buenas salsas las albóndigas ya olvidadas, los filetes rusos que comíamos los niños del baby boom español y, hasta se han unido a la moda de la picadora los vegetarianos y los veganos que se lo montan la mar de bien a base de quinoa, judías del ganxet y mil verduras coloristas.


El caso de la hamburguesería que hoy recomendamos tiene un añadido sobre lo mencionado. Además de preparar hamburguesas de calidad, buenas patatas fritas,  dignas ensaladas y postres agradables, su propietario y chef, Nicolás Tiry elabora el pan in situ, según su fórmula propia. Tiry se formó en la Hofmann, anduvo por Londres y por el restaurante Lasarte de M. Berasategui durante un tiempo hasta que decidió montar, en un antiguo local de las panaderías Paul que él conoce bien por razones familiares, una hamburguesería donde el pan se hiciera en casa. En realidad, se trataba de empezar  bien por el principo. Primero buen pan, después buey picado a diario, ensalada fresca, cerveza artesana ( Brutus o ART) , un dulce, un café bien servido. Poco, pero bien ejecutado: la carne no maltratada por la cocción, las patatas no aceitosas, las judías verdes de mi ensalada cocidas a la inglesa y al dente, los huevos duros hervidos a penas diez minutos para que sean jugosos, el pesto bien hecho, la mozarella de búfala de buena calidad.  En definitiva, lo justo y lo necesario para poder afirmar que se ha comido una buena hamburguesa en un local céntrico y acogedor- de los que siguen ese estilo industrial tan de moda-, correctamente atendido y por un precio razonable que poco dista de un menú infame en cualquier otro local cercano. Todas las  hamburguesas, desde la ligera hasta las estrella de la casa,  la hamburguesa Nice People con carne de buey, queso Cheddar, patata paja, mezcla de tomate seco y huevo que junt,  o la Salvaje con salteado de setas, caviar de berenjena, espárragos salteados y mayonesa con mostaza  valen ocho euros. El precio de las ensaladas- muy correctas y completas- no superan los siete euros.


 
Nice People Burger Bread, de  nombre  largo  y menú corto, sigue pues la línea que abrieron  algunos de los  restaurantes que yo visité en su día, de lo cual me alegro, porque  algunos han cumplido ya el quinto aniversario y otros se multiplican como por esporas por la ciudad. El Nice, para abreviar, no sólo es continuador digno, sino que demuestra que ahora ya los clientes se han acostumbrado a este tipo de hamburgueserías y serían incapaces de aceptar mediocriodades o comida basura, pues la línea está franqueda hace tiempo y ahora ya no hay vuelta atrás. Las nuevas burgers le ganaron la partida al fast food.


Nice People Bread and Burger
Precio medio: 10 / 12  euros
C/ Rosselló 235, 08008 Barcelona
647 89 71 18

Por Inés Butrón

Licenciada en filología hispánica por la UB, periodista, escritora y autora de varios libros sobre temas gastronómicos: Ruta gastronómica por Cantabria,  Ruta Gastronómica por Andalucía y  Ruta Gastronómica por Galicia, Salsa Books, Barcelona 2009. Comer en España, de la subsistencia  a la vanguardia. Ed. Península. Madrid 2011"