ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA






EL TEMARomain Fornell, su receta maridada con el cava Gran Claustro de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

LOS VINOS ESPAÑOLES HACIENDO LAS AMÉRICAS
Por Víctor Llacuna
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Víctor Llacuna: Víctor Llacuna: Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Miembro de la sociedad Culinary Historians of Boston. Ha sido colaborador de Catalunya Universitaria, Regió7, Popular 1 y Diari de Tarragona. Es Máster en Educación por la Universidad de Barcelona y Máster en Estudios Hispánicos por Boston College University. Hace trece años que vive en Boston donde ha trabajado como profesor de lengua y literatura. Coleccionista de libros sobre temas relacionados con la gastronomía y las distintas bebidas. Aficionado a asistir a conferencias y eventos sobre temas gastronómicos.


LOS VINOS ESPAÑOLES HACIENDO LAS AMÉRICAS: OPORTUNIDADES DE ORO EN UN MERCADO DURO

 

Un hueco en el mercado vinícola de los Estados Unidos es un objetivo prioritario para bodegas de todo el mundo. Los estudios del Silicon Valley Bank (SVB) pronostican un aumento en la venta de vinos premium (botellas de entre 12 y 25 dólares) del 10 al 14%. Este pronóstico confirma los datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) respecto a un incremento de la exportación de vinos premium españoles en el mercado estadounidense. Una de las vías es conseguir visibilidad y contactos en ferias vinícolas. La Boston Wine Expo es el mayor evento profesional y de consumo del vino en Estados Unidos, de acuerdo con sus organizadores. Durante los dos días unas nueve mil personas visitaron el evento, que contó con la presencia de doscientas bodegas y un total de 1.800 vinos disponibles para catar.

 
A lo largo de los años, la fisonomía de esta feria ha ido cambiando. Las grandes marcas internacionales han sido sustituidas por empresas que buscan distribuidor en Estados Unidos. Otras empresas han querido consolidar el conocimiento de su marca. Entre estas, está el grupo Codorniu/Raventós, con un sólido catálago manejado por la rama de distribución del grupo Aveniu. En la expo exhibió Viña Zaco, Viña Pomal, Scala Dei, el argentino Séptima Obra o el italiano Dromos, de Poggio Verrano, de la Maremma toscana. Sin embargo, el papel estrella lo tuvo Anna de Codorniu, espumoso oficial de la sección VIP de este año.  Anna de Codorniu ha sido una gran apuesta en el mercado estadounidense, según explica Jeremy  Gray, Director de ventas de la zona nordeste. El blanc de blancs y el rosado están muy bien situados en tiendas especializadas y supermercados. El precio, unos 14 dólares de promedio, es competitivo. Gray considera que por las características de su producto, “nuestra competencia son los espumosos que han surgido en Estados Unidos, y no tanto los prosecco, que ocupan un mercado de consumo más económico que la la línea de calidad que ofrecemos”.

 

Otro ganador en penetración de mercado es Bodegas Hidalgo, quien ha colocado su manzanilla La Gitana en coctelerías, restaurantes, tiendas de vino y en grandes superficies de calidad, como los supermercados de la cadena WholeFoods. La presencia de La Gitana en las estanterías, al lado de los ya clásicos aquí Tío Pepe y Lustau, es reciente. Su director comercial, Juan Hidalgo, afirma que sus esfuerzos se han incrementado desde hace un año. Hidalgo explica su sorpresa cuando, realizando la campaña de promoción de sus productos “aluciné al ver que en restaurantes y coctelerías tenían un gran conocimiento del vino de Jerez”. Sobre si la creación de una Denominación de Origen Sanlúcar de Barrameda ayudaría al posicionamiento de las manzanillas, Hidalgo opina que “sería lo más lógico. Nos encontramos lejos de Jerez y encima tenemos una representación mínima en las decisiones que se toman. Nos beneficiaría ser autónomos”. Las características de las bodegas productoras de manzanilla son diferentes a las de los creadores de fino. “Es una estructura de bodegas de menor tamaño”, según declara Hidalgo. A lo largo del día pude ver el interés en su manzanilla, palo cortado y pedro ximénez, con colas constantes.

Juan Hidalgo con Víctor Llacuna

 

Entre quienes buscan conseguir espacio en Estados Unidos se encontraba el grupo Quixote’s WIne Group, coordinado por Quintín Villamayor, responsable de promoción de vinos del gobierno de Castilla-La Mancha. El grupo acoge siete bodegas manchegas con características distintas en cuanto al tipo de uvas y gamas. Mont-Reaga, El Progreso, Fernando Castro, Romero de Ávila Salcedo, Verum, Villavid y Virgen de las Viñas son las empresas del grupo. Para facilitar su acceso al mercado estadounidense, ha estado presente en distintas ferias vinícolas del país. Quixote’s cuenta con un almacén en la zona de Nueva York  un esfuerzo logístico importante. “De este modo podemos surtir inmediatamente de producto para cualquier necesidad, sin tener que esperar a que los vinos lleguen de España”, explica Villamayor. Las bodegas cuentan con total independencia, y esta iniciativa es una forma de dar un impulso a partir de una identidad, en un mismo catálago, del cual el cliente puede elegir qué vinos le interesan de cualquiera de las bodegas del programa.

 Víctor Llacuna y Quintin Villamayor del   grupo Quixote’s WIne Group,

De manera individual se presentó Dominio de Verderrubí, con su enólogo y propietario a pie de stand. Emilio Pita produce vinos ecológicos en la D.O. Rueda, desde su bodega y viñedos situados en Rubí de Bracamonte, en la provincia de Valladolid. El cuidado personal y la innovación son los argumentos de Pita. Además de sus verdejos, Verderrubí ha creado Bonera, un tempranillo con denominación Rueda. En general, los Rueda que se hallan en Estados Unidos vienen auspiciados por grandes compañías distribuidoras. Pita está buscando un lugar “mediante la diferenciación, presentando un vino más sutil, no tan efectista, ecológico y con producciones de cantidades más limitadas y cuidadas”. La trayectoria de Verderrubí acaba de empezar en Estados Unidos y el circuito que buscan es el de las tiendas especializadas, no el de los supermercados, que ya están saturados.

 

Desde hace años se ha incrementado la presencia de vinos gallegos en Estados Unidos. Ha ayudado el interés popular por descubrir nuevas variedades, más allá de la chardonnay criada en barrica y de la sauvignon blanc -también conocida como fumé blanc. En un país en que la presencia italiana ha tenido tradicionalmente gran peso, la pinot grigio parecía hace unos quince años ir camino de imponerse. Sin embargo, la producción de pinot grigios de baja calidad perjudicó la imagen de esta variedad. Melanie Bolduc, consultora y distribuidora de vino, comparte esta opinión. Incluso algunos pinot grigio han sido vendidos en grandes botellas en la sección de vinos conocida como ‘jug wines’, los de mucho contenido y poco precio.

 

Los vinos de Rías Baixas, que son los gallegos más extendidos, han mantenido un nivel consistente en cuanto calidad y precios. El grupo HGA y Viñedos de altura presentó Altos de Torona (de la subzona O Rosal) y los vinos de Regina Viarum de la Ribeira Sacra (subzona de Amandi). Su argumento de diferenciación es, según cuenta su jefe de exportación, Luciano Armellino, que “son vinos con producción en altura, que contienen gran frescor, acidez y gran complejidad”. Los viñedos de Altos de Torona están situados en la ladera del monte Galelo, en el municipio de Tomiño, Pontevedra. Una apuesta fuerte de HGO es la introducción de sus vinos de Ribeira Sacra. Los de la D.O. Bierzo ya están consolidados.  Ribeira Sacra puede ser una de las novedades destacadas este año en el mercado norteamericano. Los dos vinos presentados en la expo, Sácrima y Regina Viarum ecológico (ambos 100% mencía) “tienen la sutileza y frutosidad de los pinot noirs norteamericanos, pero más estructura”, explica Armellino.

Un clásico en la Boston Wine Expo es la presencia del jamón. En ocasiones anteriores había sido la D.O. Ribera del Duero la que proveía cortes de jamón a pacientes personas haciendo cola para degustar lo que hasta hace poco muchos llamaban “Spanish prosciutto”. No solamente la promoción de productos españoles del chef José Andrés, sino la gran cantidad de turistas estadounidenses visitando España, ha propiciado un mejor conocimiento del producto. Existe jamón serrano envasado en supermercados e ibéricos en tiendas gourmet y restaurantes. Este año las colas se formaron ante el stand de Ibérica Club. Esta compañía familiar de reciente creación, con base en Boston, vende por internet embutidos de calidad, con especial énfasis en el jamón. Una iniciativa, novedosa en Estados Unidos, es la posibilidad de contratar los servicios completos de la empresa para eventos. Según explica su jefe de ventas, José M. de Paz, “seleccionamos el jamón para el cliente y llevamos un cortador profesional”. El simple hecho de ver cómo se corta el jamón manualmente es un espectáculo en sí mismo. Ibérica Club busca el más amplio abánico de clientes:  “también nos interesa llegar a acuerdos con tiendas gourmet y de vinos”, afirma De Paz. Las colas ante el stand de Ibérica Club para probar su jamón y su lomo fueron largas durante las cuatro horas en que el evento estuvo abierto al público. Una celebridad de la televisión en el estado de Massachusetts, Billy Costa, se acercó al stand para probar el producto e interesarse por sus características. Prometió a De Paz llevarlos a su programa en el canal interestatal.

 


Este ha sido un año en la Boston Wine Expo en que el Consorzio Tutela del Vino Conegliano Valdobbiadene Prosecco ha ocupado un lugar central en la expo, y en el que ha habido una nutrida presencia de vinos del este europeo como Rumanía, Bulgaria y especialmente Georgia. Sin embargo, los nuevos aventureros españoles tienen la ventaja de no ser los primeros en aterrizar en Estados Unidos y los matices que presentan respecto productos ya introducidos por otras empresas no se perciben como riesgo, sino como oportunidad de expandir su conocimiento sobre los vinos de un país que va creciendo cada vez más. En cuanto a los prosecco, ya hace tiempo que forman parte de cócteles y ocasiones refrescantes, pero no son el vino de elección para eventos de más significación. Para ello, los cavas son el punto intermedio gracias a una imagen seria a un precio más económico que los champagne y muchos cremant.

Víctor Llacuna

Fotos:  Jim Correale