ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Bicicletas, verano y el agua milagrosa
Por Toni Gerez
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Toni Gerez: Originario de la población gerundense de LLança, Toni Gerez tiene una larga trayectoria gastronómica influenciada por la actividad de chef de su padre. Con Paco Perez, del restaurante Miramar, abrió el restaurante L’Orada. Seguidamente se incorporó a El Bulli, dónde estuvo 12 años, inicialmente como camarero y posteriormente como sumiller y maître, colaborando a la máxima gloria de este establecimiento. Fruto de esta experiencia, fundó junto a Juli Soler, Ferran Adrià y Xavier Sagristà el Restaurante Hotel Mas Pau, del que fue director, sumiller y jefe de sala, manteniendo una estrella Michelin durante 20 años. Maestro indiscutible en la cata de vinos y quesos, dirige el Castell Perelada Restaurant.


Hola amigos, espero que estéis bien de salud y también de ánimos, estamos pasando unos días complicados pero bien seguro, que pronto todo cambiara, para bien, no perdamos la sonrisa.
Me llegó un regalo días atrás y al abrir la caja me encontré con una botella de agua, la guardé esperando el momento para tomármela, y ha sido hoy, bebiendo esta maravillosa y chispeante agua me vienen recuerdos de infancia, recuerdos de días de verano acompañado por un salvaje grupo de amigos, recorriendo caminos y pueblos de la Costa Brava en bicicleta y en concreto un día que nos aventuramos a ir mucho más lejos de lo habitual. El punto de partida era nuestro pueblo, Llança, una pequeña población marinera muy cercana al parque Natural del “Cap de Creus”. Muchos días, tal como si fuéramos un grupo moteros, tomábamos nuestras bicicletas y nos hacíamos unas rutas visitando playas, ermitas u otras poblaciones cercanas, quizás buscando alguna que otra sonrisa femenina para poder seguir soñando con el amor de verano.




Como comentaba, un día en concreto nos dirigimos hacia el interior, dirección Castillo de Quermançó, prácticamente destruido, pero ubicado en lugar idílico, después de “pelarnos alguna que otra rodilla” con las piedras del castillo, sudados y sedientos como estábamos, nos dirigimos a la población de Vilajuiga, a tomar agua y llenar nuestras cantimploras de nuevo, recuerdo el lugar, bucólico, relajante, de otra época. Bajamos las escaleras hasta el manantial y tomamos sus aguas, “¿pero qué pasa con esta agua?¨ nos dijimos todos, ¨tiene gas, ¿cómo puede salir con gas, sale del suelo con gas?”, fueron algunas de nuestras reacciones. Pero lo más increíble de todo, es que el agua era fantástica – refrescante - divertida, nos encantó a todos, desde aquel día, siempre que he tenido la posibilidad de tomar este agua no la he desaprovechado.



El origen de este manantial se desconoce, durante cientos de años los habitantes de la población de Vilajuiga iban diariamente a llenar de agua sus cántaros o botellas, ellos conocían las cualidades medicinales de esta agua, Incluso algunas malas lenguas la califican de “fuente de eterna juventud” 



El 15 de Julio de 1904 seis familias Ampurdanesas crearon la compañía de Aguas de Vilajuiga para embotellar y distribuir, se declaró agua de utilidad mineromedicinal, inicialmente solo se podía adquirir en farmacias de Barcelona, Girona y grandes ciudades, posteriormente también en droguerías, restaurantes de lujo, compañías ferroviarias como SNCF o los Wagons Lits, incluso se llegó a importar a muchos países del nuevo mundo.



El Doctor B. Oliver Rodes certificó con el primer análisis del agua, sus beneficios mineromedicinales (Real Orden de 1904), rica en minerales como el magnesio, sodio, calcio, litio, sales y oligoelementos necesarios para el equilibrio de nuestro organismo. Recomendada por médicos en la época para la diabetes, gota, artritis, reuma, para los riñones, hígado, bazo, páncreas, también para el agotamiento y la piel. Lo podéis ver en esta foto del cartel publicitario de 1910, realizado por el gran artista Leonetto Cappiello, donde muestra las virtudes de esta agua.



El acuífero de donde proviene está a 70 metros de profundidad, conecta a través del subsuelo con la sierra de la Verdena y el parque Natural de Cap de Creus. El carbónico natural y los minerales de esta agua son el fruto de un viaje de más de 30 años, se inicia con las lluvias en las montañas circundantes, el agua se filtra a través del subsuelo, en su paso va adsorbiendo los minerales, sales y oligoelementos que la componen, Los bicarbonatos son los responsables del carbónico o las burbujas naturales de esta agua. La temperatura de captación es de 15º C. Después de más de cien años la composición de esta agua sigue intacta.
Durante los años 1920 era tal la afluencia de público a tomar las aguas por sus cualidades curativas, que decidieron abrir un pequeño balneario, diseñado por el arquitecto Josep Azemar, se construyó el edificio modernista (Patrimonio Arquitectónico de Cataluña), pero no se llegó a culminar el proyecto, siguieron con el embotellado y distribución de las aguas.



Claro está, la botella que me regalaron era de “Agua de Vilajuiga”, después de 116 años del nacimiento o el embotellado de esta agua, están reactivando la empresa, cambiando la imagen y consiguiendo cautivar y crear más adictos “como yo” a esta maravillosa agua mineral con gas 100 % natural, no gas añadido. Esta era el agua preferida del genio Salvador Dalí, Josep Pla y Ferran Adrià (genios tocados por la tramontana del Empordà), como esta agua también tocada por la tramontana.
El renacimiento de este emblemático lugar y su agua se debe en gran medida por un proyecto de pasión y amor por el territorio y sus gentes, Víctor Grifols y el grupo farmacéutico Grifols compraron la empresa explotadora, renovaron todas las instalaciones, perforando nuevos pozos, e incluso cambiando la imagen de la botella, botella asimétrica recordando los frascos de cristal que antiguamente se encontraban en las farmacias, haciendo un guiño de “farmacéutica a  farmacia”. 



Si no habéis probado esta agua, asignatura pendiente, su sabor fresco, ligero, dulce, suave acidez y amargor, ligeros aromas terruños y cítricos. Un agua ideal para acompañar cualquier plato de cocina, aperitivos, postres, para tomar en cualquier momento, su ligereza i el simpático i leve carbónico, hace que no predomine ni sacie, al revés nos refresca y anima.



Un secreto que quiero compartir con vosotros, durante muchos años, al llegar a casa después de un duro día de trabajo o después de una buena fiesta, justo antes de ir a dormir ½ litro de agua de Vilajuiga y por la mañana súper fresco y sin resaca.
Os recomiendo si estáis por la zona, hacer la visita a este maravilloso lugar, probar sus aguas y adentraros en el corazón del Parque Natural del Cap de Creus, desde Vilajuiga podéis subir hasta el Monasterio Benedictino de Sant Pera de Rodes “uno de los primeros monasterios de arte románico de la península”, os hará recordar la película “El Nombre de la Rosa”, construido sobre el siglo X, su conjunto monástico no os dejara indiferentes. Durante muchos siglos se convirtió en un lugar de gran poder feudal y centro de peregrinaje espiritual. Cabe destacar la iglesia con tres naves y tres capiteles, los dos claustros superpuestos de diferentes épocas, campanario, gran torre de defensa, dependencias monacales y la casa del Abad, todo ello visitable y muy bien restaurado.




Solo las vistas panorámicas sobre la Población de Port de La Selva y parte del “Cap De Creus” valen esta excursión, seguro que no la olvidareis en mucho tiempo. En el mismo recinto disponen de un pequeño restaurante de cocina de mercado, pero si queréis seguir un buen consejo podéis tomar la carreta que nos llevará hasta el Port de la Selva y visitar el restaurante “Ca L´Herminda” disponen de una carta marinera con pescados frescos de la zona, os recomiendo el arroz caldoso con Bogavante y cabra de mar, una delicia para los sentidos. Durante muchos años en el Bullí, teníamos costumbre el lunes de pascua de ir a este restaurante y tomar este arroz, en palabras del Ferrán Adrià y Juli Soler, “el mejor arroz de marisco que se podía encontrar por estos lares”.  Espero que podáis disfrutar de estas referencias, yo en pocos días la visita completa. Salud y Felicidad.

https://www.monestirs.cat/
https://herminda.com/
https://www.vilajuiga.com/