ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMasqueta d arròs, la receta de Ca l Eulàlia, y el vino Chivite Las Fincas Rosado. Por Miquel Sen

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Pasión por los vinos de l´Empordá
Por Toni Gerez
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Toni Gerez: Originario de la población gerundense de LLança, Toni Gerez tiene una larga trayectoria gastronómica influenciada por la actividad de chef de su padre. Con Paco Perez, del restaurante Miramar, abrió el restaurante L’Orada. Seguidamente se incorporó a El Bulli, dónde estuvo 12 años, inicialmente como camarero y posteriormente como sumiller y maître, colaborando a la máxima gloria de este establecimiento. Fruto de esta experiencia, fundó junto a Juli Soler, Ferran Adrià y Xavier Sagristà el Restaurante Hotel Mas Pau, del que fue director, sumiller y jefe de sala, manteniendo una estrella Michelin durante 20 años. Maestro indiscutible en la cata de vinos y quesos, dirige el Castell Perelada Restaurant.








Hola amigos, espero que estéis todos bien. Hoy os quería hablar de un día que hemos pasado visitando diferentes fincas de Perelada, y de los recuerdos de ese maravilloso día, y sobre todo me gustaría hacerle un pequeño homenaje de agradecimiento a Diego González, hombre del mundo del vino, con alma de vino, sumiller y asesor de la bodega Perelada, gran colaborador del Castell Peralada Restaurante. Nos conocemos desde hace muchos años y os puedo asegurar que es la persona que mejor os puede explicar un vino, pura poesía – técnica y pasión, de una forma plana te transmite toda la esencia de un vino, hace que disfrutes de la cata y descubras las sutilezas escondidas detrás de los aromas, que tu quizás nunca encontrarías.




Diego es argentino de origen, pero instalado en Girona hace más de 20 años, por lo tanto, Gerundense de alma y Empordanés de espíritu.
Cuando explica un vino, quizás por su origen argentino, encuentra las palabras y las formas para crear pura poesía, “un gran amigo Jaume Gramona de bodegas Gramona” un día probando vinos los tres juntos, me comentaba “este Argentino sabe encontrar la esencia de un vino, nos descubre a través de un vocabulario fácil y adecuado la magia de una botella, nos hace disfrutar de un momento único, jamás nadie ha descrito mis vinos de una forma mejor”.



Es una persona que disfruta con lo que hace, su trabajo le hace feliz y transmite esta felicidad y pasión por todo su quehacer. Apasionado por el mundo del vino, durante el día que hemos pasado visitando las viñas nos ha hecho felices y ha conseguido que seamos unos grandes defensores de los vinos del Empordá y sobre todo de la bodega Perelada.



Nos encontramos con Diego en el “Grill del Celler” , es un restaurante de desayunos de “forquilla” cocina tradicional “como butifarra con judías, estofados, manitas de cerdo etc., aunque la oferta era tentadora todos nos hemos ido al simple café, error, después lo comprenderéis; de ahí nos dirigimos a visitar la bodega, empezamos por las salas de barricas, paseamos por unos túneles interminables repletos de barricas, algunas nuevas otras de segundos vinos, todas ellas con sus etiquetas como podéis ver en las fotos, en estos rincones silenciosos reposan los futuros grandes vinos de Perelada, nos da probar una de las botas, se trata del vino finca Malaveina con solo 6 meses en bota,  un vino impresionante , la fruta destaca por encima de todo, es fresco también balsámico, seguro que será una bomba, a todos nos deja petrificados, es una delicia para los sentidos, “antes de salir a la venta pasara 22 meses en bota”, seguro que la bota le aportara otros aromas y redondeara su potencia, pero he de comentaros que tal y como estaba a todos nos encantó.    




Seguimos la visita por la zona que llamada el cementerio, ahí es donde se guardan botellas de cada cosecha, también creaciones únicas que apenas se han embotellado, auténticas reliquias experimentales de Delfi Sanahulla el gran enólogo de las bodegas Perelada e impulsor y creador de los primeros vinos de alta expresión en la zona del Empordá, algunas de estas joyas las podéis apreciar en las fotos, los primeros EX EX – el primer finca Garbet, primer Finca Malaveina, joyas de un valor incalculable, de este maravilloso lugar no pudimos probar nada, quedo pendiente para otro día, poder descubrir añadas y vinos no conocidos. 



De ahí nos vamos directos a visitar los viñedos de “la madre del cordero”, la finca Garbet, viñas rozando el mar, terreno montañoso de composición pizarrosa, todo el cultivo en terrazas (diseñado en su día por José Luis Pérez “Mas Martinet”; el mar hace de espejo y refleja la luz del sol durante el día y por la noche actúa como regulador térmico refrescando y humedeciendo las viñas. Vendimia a mano, disponen de una central meteorológica donde se controla todas las variaciones térmicas, humedades de la tierra, vientos etc., disponen de registros de cualquier incidencia en los viñedos para poder estudiar año tras año el comportamiento de la vid y las cosechas, el lugar es de una belleza indescriptible, un paraje único en el mundo, se respira paz y armonía, disfrutando de las vistas hemos abierto una botella de Garbet 2015 acabado de salir al mercado, 100% Syrah, el cual pasa 24 meses en barrica nueva de roble francés “Tronçais” y resto en botella,  nos encontramos con vino de gran estructura , color intenso, aromas mediterráneos hierbas balsámicas, frutas maduras, de entrada el tanino nos deja la boca seca, pero enseguida pasa a darnos un final sedoso, un vinazo, menos mal que Diego piensa en todo y nos ha preparado un pequeño refrigerio que consistía en pan con tomate y embutidos artesanales de Peralada, como os podéis imaginar “botella abierta- botella muerta” como se suele decir.




Dejamos la costa y nos adentramos en el corazón de la D.O. Empordá, visitamos la Finca Malaveína, se encuentra de espaldas a la sierra de la Albera y de cara al mar, un paraje mágico, suelos rojizos arcillosos, la uva principal es la merlot “uva querida por unos y odiada por otros” pero bien cuidada y combinada con otras variedades nos ofrece unos vinos con unas frutas espectaculares como el caso de este maravilloso vino, 22 meses en bota nueva de roble Francés Allier, vendimia manual, mesa de selección de las uvas, mimos y cuidados en todo el proceso de vinificación; abrimos una botella en una pequeña zona que dispone la finca para sentarse y disfrutamos de este gran vino: color cereza, aromas de frutos negros, notas tostadas y especiadas, destacando sutiles aromas de pimienta, fresco y cremoso en boca, los taninos están muy bien integrados. Vinos con un gran potencial para envejecimiento, múltiples premios los abalan, han sabido encontrar un lugar en los mercados internacionales, estando muy bien posicionados por su calidad y muy importante por su gran relación calidad-precio.



Paseamos un rato por estos fantásticos viñedos, respirando la esencia del lugar, como os comentaba se llega a ver el golfo de Roses al fondo y el azul del mar. 
El viñedo de Finca Malaveina “la traducción del catalán es mala vecina” no tiene nada que ver con su nombre, el lugar es precioso e idílico, único en el Empordá. Visita obligada, buscar un día que estéis por la zona y venir a conocerlo, no quedaréis indiferentes, siempre podéis contar conmigo para organizaros la visita.
También os quería hablar de un proyecto en construcción y que esperamos con impaciencia al próximo año para visitarlo, la nueva bodega de Perelada, pretende ser la primera de Europa en contar con la certificación ambiental y energética LEEDO BD – C, un sello desarrollado por US Green Building Council que acredita la sostenibilidad y alta eficacia de su diseño y construcción. El equipo de arquitectos y diseñadores de este proyecto es el estudio RCR, premiados con el prestigioso “Pritzker en el 2017”, han concebido un edificio singular, totalmente integrado en el entorno. La principal razón de esta bodega es la ilusión por disponer de unas instalaciones a la altura de los vinos que se realizan y buscando la excelencia en todos los procesos, esto abre nuevas perspectivas a la cultura vinícola de la zona. 



El Empordá concentra una gran variedad de suelos que se da en muy pocos lugares del mundo, laderas de pizarra, valles de arena, sedimentos de origen fluvial, tierras ricas en limos y arcilla, suelos de grava etc.
El origen de la viña al Empordá se remonta al año 600 a/C, en Rhode y Empuries se instalaron los Griegos e introdujeron el cultivo de la viña en la península Ibérica, la tradición vinícola continuo con los Romanos y posteriormente con los monjes medievales, a finales del siglo XIX fue la primera región en padecer la filoxera, proveniente de Francia, muchas viñas se perdieron y fueron sustituidas por olivares o por robles de corcho, creándose una industria paralela a la vinícola.



En el año 1929 se constituyó la primera cooperativa vinícola, fue la de Espolla , haciendo posible la renovación vinícola en la zona del Empordá, en el año 1975 se crea la Denominación de Origen Empordá y en el año 2006 se renovó y se unió el “Alt Empordá y el Baix Empordá”.
 El Castillo de Perelada ha tenido un papel fundamental en la historia vinícola de la zona, la elaboración de vino en el Castillo está documentada ya desde la edad media, como lo atestiguan documentos y pergaminos de la época, se conservan en la biblioteca del mismo castillo siglo IX, fue la residencia de los Vizcondes de Rocaberti y Condes de Perelada, ha sido objeto de muchas y variadas reformas y ampliaciones, dentro del recinto de sus muros se encuentra el convento del Carme, iglesia gótica siglo XIV, un claustro espectacular, museo del vidrio, museo del vino y la biblioteca que antes os comentaba, dispone de más de 80.000 volúmenes, entre los que destacaría 200 incunables y más de 1000 ediciones diferentes del Quijote.



Dentro del recinto también podéis descubrir la cocina de Xavier Sagrista, en el restaurante Castell Peralada, este año a obtenido un sol en la guía Repsol y ha renovado un año más su estrella Michelin, que os voy a decir yo, tenéis que venir a visitarnos, además como ya sabéis tenemos uno de los carros de quesos más completos de Europa.
Vuelvo a la visita “que me había ido por los cerros de Úbeda”, después de visitar como os comentaba la Finca Malaveína nos dirigimos a comer al restaurante del hotel Peralada, ahí pudimos disfrutar de un menú extraordinario, compuesto por unas deliciosas anchoas de la Escala “de un tamaño extra grande”, como bien sabéis son las mejores de nuestra zona, acompañadas con “coca de vidre” pan de vidrio con tomate, seguimos con un canelón de setas y foie-gras con una crema de queso parmesano “que plato más ricoooo”, y para finalizar un tartar de Atún rojo “Balfegó” elaborado directamente delante de nosotros por el equipo de sala “hay que reconocer que el trabajo en sala, siempre es una delicia”, este restaurante tiene la certificación Healthia , la cual acredita una cocina sabrosa y saludable, nosotros escogimos otras opciones irresistibles, el próximo día platos Healphia. Un restaurante muy recomendable por su cocina, trato y sobre todo su tranquilidad.




El Grill del Celler
Carrer Sant Joan, 11, 17491 Peralada, Girona
 T. 972 53 82 63


www.perelada.com

www.hotelperalada.com

www.museucastellperalada.com