ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMASan Martiño a la gallega, la receta del Mar de Ardora y el vino Collection Rosé de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

ÁRBOLES RODEADOS DE ARÁNDANOS Y PALOMITAS DE MAÍZ
Por Víctor Llacuna
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Víctor Llacuna: Víctor Llacuna: Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Miembro de la sociedad Culinary Historians of Boston. Ha sido colaborador de Catalunya Universitaria, Regió7, Popular 1 y Diari de Tarragona. Es Máster en Educación por la Universidad de Barcelona y Máster en Estudios Hispánicos por Boston College University. Hace trece años que vive en Boston donde ha trabajado como profesor de lengua y literatura. Coleccionista de libros sobre temas relacionados con la gastronomía y las distintas bebidas. Aficionado a asistir a conferencias y eventos sobre temas gastronómicos.


ÁRBOLES RODEADOS DE ARÁNDANOS Y PALOMITAS DE MAÍZ

Una antigua tradición en Estados Unidos, no muy generalizada actualmente pero que se está recuperando, es rodear el árbol de Navidad con una hilera de palomitas de maíz y arándanos enlazados con un cordel. Se trata de una reinterpretación del árbol del paraíso en la Alemania del siglo XVI. Éste estaba presente en escenas teatrales decorado con manzanas y obleas, simbolizando la fruta perdida y la Eucaristía, según indica Greg Dues en ‘Advent and Christmas’. Joe Perry en ‘Christmas in Germany. A Cultural History’ explica que las familias decoraban el árbol con manzanas, rosas de papel, obleas y dulces.

Los emigrantes alemanes llevaron a Estados Unidos la tradición del árbol de Navidad a partir de principios del siglo XIX. Ésta cuajó cuando el periódico ‘The Illustrated London News’ publicó el 23 d diciembre de 1848 la descripción del árbol de Navidad colocado en el castillo de Windsor por Victoria, reina del Reino Unido y emperatriz de la India, como cortesía hacia su esposo alemán, el príncipe Alberto. Los periódicos de la época se hicieron eco de ello y la noticia llegó a Estados Unidos, facilitando la expansión de una costumbre hasta entonces percibida como foránea.

Colgar palomitas de maíz y arándanos conecta con la idea de economía de supervivencia. Al no tener mucho con qué decorar, los norteamericanos utilizaban arándanos, una fruta resistente y fácilmente disponible, que se cosecha en noviembre en el norte del país. Los nativos americanos ya cultivaban arándanos; los colonos ingleses aprendieron desde el siglo XVII a utilizar esta fruta en la cocina, ya que cruda es extremadamente ácida.

El maíz es otro producto accesible. En 1848 en el ‘Diccionario de americanismos’ de John Russell Bartlett aparece ‘Popped Corn’ descrito como “maíz indio tostado, llamado así por el ruido que hace al abrirse de manera explosiva”. Con la invención en 1890 en Chicago de la máquina de hacer palomitas, éstas pasaron a ser ingrediente de lo que muchos consideran el primer snack basura en Estados Unidos, los Cracker Jack (palomitas y cacahuetes cubiertos de caramelo y melaza). Las palomitas mostraron su fuerza sobreviviendo a la debacle económica de la Gran Depresión de 1929 a 1941, y a la escasez de provisión de azúcar durante la Segunda guerra mundial, según explica Stephanie Butler en ‘A History of Popcorn’. Su precio barato hizo que las palomitas fueran un recurso alimentario en las horas bajas.


En la actualidad la mayoría de personas que optan por una decoración ‘vintage’ compran tiras decorativas de palomitas y arándanos artificiales. Son menos las familias que con hilo dental crean sus propias decoraciones. El resultado final de éstas, tras las fechas navideñas, es convertirse en alimento para los animales que visitan los jardines de las casas.

 Víctor Llacuna